inicio
sumario
viajes
galeria
miradas
flash-news
info práctica
diarios de viaje
links

 

Nigeria
Makoko, la aldea flotante

Texto y Fotos: Alejandra Ramírez

 

Llevo tan sólo una semana en Nigeria, pero siento como si llevara aquí una vida entera...

No sé si es por la exagerada lentitud con la que suceden las cosas o por el caótico desorden a mi alrededor. Mágica mezcla de contradicciones que activa el hechizo y me hace sentir que estoy atrapada en otra dimensión: Lagos, la ciudad impredecible, ese rincón de África en el que todo puede suceder.

 

.

El aire acondicionado dejó de funcionar hace días. El calor es tan húmedo que los papeles se deforman y adquieren una textura pegajosa... aquí todo es pegajoso, como el sudor, y es tan húmedo el ambiente que en mi ropa ha crecido ya una colonia de fungis.

El tráfico es efervescente. La calle se colapsa, siempre se colapsa, pero nunca se detiene. Motoristas sin casco, ciclistas sin carril, autobuses que hace muchos años fueron amarillos y coches, con más abolladuras que kilómetros recorridos, avanzan rítmicamente al son del piip-piip. Un hervidero de peatones, mirones y vendedores ambulantes ofreciendo todo tipo de mercancías: relojes, zapatos, galletas, pescado ahumado y hasta cachorros recién nacidos. Todo se puede comprar en las calles de Lagos, basta bajar la ventana, preguntar el precio, regatear, regatear, regatear y soltar unas cuantas nairas. Así de fácil. Así de rápido. En un lugar en el que todo es posible, los límites los pone tu propia imaginación…

Imagina que de pronto el bullicio se convierte en silencioso rumor y el asfalto se transforma en estrechos canales de agua verdosa, y que en vez de autobuses incoloros, o coches abollados, son canoas de madera las que se desplazan, lentamente, junto a ti.  Así es Makoko, el paraíso olvidado, una mística aldea flotante que huele a pescado ahumado y sabe a pura magia.

Miradas inquisitivas me analizan. Una mezcla de curiosidad y asombro se apodera del ambiente. Ojos y cabezas se amontonan en la ventana de una casa vecina. Se asoman, me miran, comentan, sonríen. Algo pasa en Makoko, alguien ha llegado de fuera. El color de mi piel me delata extranjera. 

La voz se corre como pólvora: un oyibo - que en yoruba significa blanco -  busca a un pescador para recorrer los canales con su canoa de madera.  En un respiro me encuentro rodeada de gente. Mucha gente. Taju Deen mi recién adquirido amigo, y traductor de la etnia Yoruba, habla con los aldeanos y me comenta lo que dicen. En poco tiempo el arreglo está hecho, sólo queda esperar.

A lo lejos aparece Nóe, empujando con un largo palo y moviendo graciosamente la canoa. Sonríe, saluda, se acerca. Sonrío, saludo y meto los pies en el agua estancada para subir a su canoa. Me coloco en la punta. Taju Deen, que se ve muy nervioso y tenso, se sienta en el medio. Nóe en el otro extremo. Taju me dice que tiene miedo, que no sabe nadar, que es la primera vez que se sube a una canoa. Sonrío y bromeo con él. Lo tranquilizo. Ahora él también sonríe.

Las casitas, muy austeras, son de madera rancia y están artesanalmente suspendidas entre canales de agua, en los que flotan lirios y quién sabe cuántas cosas más.

Mujeres, con grandes sombreros de paja y vestidos de mil colores, se acercan en canoas vendiendo ropa, fruta, pan, dulces y comida casera. Otras mujeres se entretienen trenzando sus rizadas melenas. Las madres amamantan a sus críos. Las más jóvenes lavan la ropa en el canal.

Hay niños, jugando como niños, entre las pasarelas flotantes. Otros niños, adultos prematuros, sacan con redes los frutos del mar.

El humo, muy denso, muy blanco, sale de las casas e inunda el paisaje; le da un toque mágico, místico. El olor a pescado recién ahumado impregna el ambiente, me impregna la piel, los ojos, las manos. La vida pasa flotando. Los minutos pasan volando. Es hora de volver, pero nada será igual: Makoko se impregna en el alma.

 

Web del autor
www.flickr.com/photos/53913746@N00
aleram@yahoo.com                                

como ir        más info

www.fronterasdepapel.com

fronterasdepapel@gmail.com